jueves, 20 de junio de 2013

'TRANCE' o el retorno de Danny Boyle al mejor cine.


Plaza de los Cubos, ayer por la tarde, justo enfrente de los cines Princesa. Estoy esperando a Borja, hemos quedado para cenar algo y ver en la sesión de las 22:30 'TRANCE', la última película de Danny Boyle. Yo trasteo con mi nuevo iPhone comprado de segunda mano (¿contradicción? lo sé, yo mismo soy una contradicción con patas) mientras pienso que 'TRANCE' es una peli muy poco apropiada para el verano, su regusto a cine de entretenimiento de calidad la hace más propicia para otoño-invierno. Pero qué cojones, las chicas que están a mi lado llevan bufanda y yo voy con una camisa de manga larga y tengo un frío del copón a pesar de estar ya a finales de junio. El tiempo está loco y quizás 'TRANCE' sea perfecta para estrenarse ahora, en este extraño invierno eterno que estamos viviendo en Madrid.

Tengo ganas de hincarle el diente, el responsable de 'Trainspotting' es alguien que es capaz de lo mejor y lo peor (¿alguien me puede decir a día de hoy que 'Slumdog Millionaire' no es la peor ganadora del Oscar en décadas?). Esta vez la balanza se equilibra hacia lo bueno, 'TRANCE' es un divertimento sin complejos, un rompecabezas con un guión brillante lleno de giros (imposibles pero justificadísimos) y que salta sin problemas del cine negro al de atracos, de la acción más trepidante al drama más efectista. Todo encaja en una película que se pasa en un plis, con una duración acorde a lo que cuenta (benditos 100 minutos) y que no se avergüenza de ser un entretenimiento de calidad sin más. Y repartazo, hacía tiempo que no veía un cásting tan acertado ... sobre todo por una Rosario Dawson que se atreve con uno de los desnudos integrales más valientes que yo recuerdo. 

Muy, muy, muy recomendable.





No hay comentarios:

Publicar un comentario