viernes, 28 de junio de 2013

Tras la cortina roja ...

Una de las escenas que más me emociona del cine pertenece a 'Cinéma Paradiso'. Y no, no es el mítico final con los besos cortados y descubiertos por Totó, se trata del momento en que él tiene que asistir a la demolición del mítico cine donde se ha criado, donde aprendió a montar películas y donde vio por primera vez emociones y sentimientos reflejados en la pantalla y que él no había vivido aún. Puede sonar exagerado pero los que aspiramos a vivir de contar historias sabemos que hay edificios que son más que un lugar físico, son cajas de sentimientos, oportunidades, recuerdos y de momentos que marcan. Totó tenía su Nuovo Cinéma Paradiso ... yo he tenido en Madrid a Garaje Lumiére.


Ayer saltó la noticia pero yo, desgraciadamente, ya la conocía desde hace un par de semanas. Lloré en el camerino cuando se lo tuve que contar a mi equipo, todos lloramos de hecho. Porque Garaje era (Y ES, en presente porque siempre estará ahí) el sueño y pasión de una mujer, Celia de Molina, que quiso abrir un espacio en Madrid para los nuevos y viejos creadores, para las obras más arriesgadas, para que nadie se quedara con una historia que contar guardada en un cajón porque las supuestas salas independientes importantes de la capital no se dignan ni siquiera a contestar a un mail. No, Celia siempre estaba abierta a propuestas, se sentaba contigo en ese maravillo sofá rojo de terciopelo del hall y te pedía que le contaras tu obra, te proponía fechas, se entusiasmaba como una niña pequeña con cada detalle que tú le ibas narrando ... ella era la dueña de Garaje, era una empresaria, pero ante todo era y es una persona enamorada de su profesión, el teatro y el cine, y anteponía eso siempre a cualquier interés monetario.

La noticia del cierra de Garaje es demoledora. Porque la carta blanca que se le ha dado a este Gobierno para hacer lo que quiera nos va a pasar una factura tan grande que parece que sólo vamos a despertar cuando estemos de pie, solos, en mitad del páramo desértico en que están convirtiendo la cultura española. Porque están demostrando un desprecio abominable hacia nuestra profesión, riéndose en nuestra cara, destrozando ilusiones, sueños y vidas dedicadas a algo a lo que este Gobierno corrupto y podrido le tiene mucho miedo. Y si tanto pavor le tiene es por algo, porque el cine y el teatro son capaces de llevar voces, ideas e historias a donde el PP no quiere que lleguen ... porque el arte cambia las cosas y eso a quien sólo conoce la dictadura del dinero y el silencio no le gusta. Y si no podemos usar Garaje (u otros teatros como el Arlequín que también cierra) usaremos lo que esté a nuestro alcance, ya sean casas particulares, la calle o nuestros teléfonos móviles.

Gracias Celia, gracias por haber sido tan valiente y luchar hasta dejarte las entrañas. Nunca te lo he dicho pero tú, tu maravillosa familia y Garaje me han salvado la vida, no una sino dos veces. Hace un año llegue a Madrid con mi vida reducida a escombros y tú me abriste la puerta de tu teatro para montar allí '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', una obra que acabó salvándome, curándome y recomponiéndome. Y hace sólo unas semanas llegue a una de las funciones de mi segundo experimento teatral, 'Mejor dirección novel', reventado por dentro por culpa de unas emociones (la decepción, la mentira, el engaño ...) que nunca creí que vincularía a una persona de mi vida. Pero así fue, llegué llorando a Garaje y, dos horas después, no había parado de reírme, de ilusionarme ... de sentir gracias a vosotros que tengo una profesión muy hija de puta pero que es capaz de curar heridas.

Gracias Celia, gracias por cada abrazo que me has dado, por las veces en que te achispabas con tres cervezas y me cogías la mano y me decías 'ains, Jotita, algún día ganarás un Goya y se lo tendrás que dedicar a Garaje'. Gracias por tu pasión, por tu amor infinito, por dar tanto sin pedir nada, por abrirnos de par en par las cortinas rojas de tu teatro y hacernos sentir como en casa ... Gracias por luchar. Gracias.

Nosotros nos vamos a despedir de Garaje como mejor sabemos hacer, contando historias. El próximo sábado 29 de junio celebramos la última función de 'Mejor dirección novel'. Pero el lunes ... el lunes va a ser un día para el recuerdo. Volvemos con un pase especial de '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', la obra con la que debutamos en Garaje para estar un mes y acabamos representando durante casi un año. Le vamos a decir adiós a este lugar tan mágico con las emociones a flor de piel, con el corazón encogido pero con más ganas de pelear, luchar y dejarnos las tripas en esto.

Celia, gracias por salvarme la vida, gracias por hacer que esta profesión merezca la pena.




2 comentarios:

  1. Joder, qué putada... Nos están dejando apañados. :(

    ResponderEliminar
  2. ¡que pena! acababa de conocer ese sitio y precisamente con tus dos obras. Con tanta crisis y tanta tomadura de pelo, necesitamos sitios asi para olvidarnos un poquito y disfrutar. Espero que algún dia vuelva. Me ha encantado el post.

    ResponderEliminar