jueves, 26 de septiembre de 2013

Brujas a la vasca.


Entramos al cine apiñados como ovejas, cosas de los preestrenos. Una guardia de seguridad, armada con una cámara de infrarrojos con la que no dejará de dar por culo durante toda la proyección, nos acomoda de mala manera en la segunda fila de una sala abarrotadísima dispuesta a dejarse llevar por lo nuevo de Álex de la Iglesia. Yo llevo meses intentándolo pero aún soy incapaz de recitar el título de memoria, sin trabarme ... 'Las brujas de Zuguir' ... no, así no, es 'Las brujas de Zugar... ¿Zugar qué?'. Mientras intento repetir en mi cerebro de rubio el nombre, los créditos empiezan y se oyen unos gritos en la sala, entre el público. Son dos tíos insultándose entre ellos, a grito pelado y con una predisposición tremenda a que las palomitas vuelen por la sala. Carlos y yo pensamos que es una estrategia publicitaria de la propia película, que dos actores contratados van a animar el cotarro al más puro estilo de la Iglesia se van a dar de hostias como si fueran los payasos desquiciados de esa obra maestra que fue 'Balada triste de trompeta'. Pero no, no son intérpretes aunque los guantazos que se dan son muy reales. A todo esto, los créditos de 'Las brujas de Zugarramurdi' continúan desfilando sobre la pantalla y la guarda de seguridad sigue más interesada en vigilar que ningún espectador grabe la peli con su teléfono móvil antes que por separar a los dos que se reparten estopa. Cosas del cine ...

Así hemos empezado a ver 'Las brujas de Zugarramurdi', un comienzo inmejorable (por lo grotesco) para este delirio con la marca de la Iglesia escrita a fuego en cada fotograma. Mal que le pese a muchos, esto es cine de autor al 200%, un viaje personalísimo a las virtudes y defectos de un DIRECTOR poco dispuesto a complacer a todos. 'Si hago cine dependiendo de gustar a todo el mundo, acabaré haciendo pan', le oía decir al gran Álex hace poco en una entrevista. Y si algo se puede asegurar después de ver a estas brujas, es que lo último que ha hecho es eso, más bien se ha encargado de guisar un puchero bien cargado de violencia, comedia, acción, terror y costumbrismo. Todo bien mezclado y servido con un guión irregular pero valiente, con un reparto perfecto que se lo pasa en grande (ojito con Mario Casas y Hugo Silva, que casi se meriendan a la Maura y a gran Terele) y un ritmo endiablado que poco tiene que envidiarle a los blockbusters americanos.

Que sí, que como viene siendo habitual de la Iglesia no sabe como acabar su película y acaba haciéndolo por acumulación y usando la pirotecnia. Y que la duración se le va de las manos ... pero es que se le perdona por ese comienzo arrollador, por lo bien rodada que está, por esa secuencia demencial con Carmen Maura hablando por teléfono ... desde el techo ... o por esa primera media hora al más puro estilo 'La matanza de Texas' pero a lo vasco. 

Demencial, grotesca, espídica, loca ... puro Álex de la Iglesia. Ojalá arrase en taquilla.

El tráiler:


2 comentarios:

  1. A priori pinta interesante, eso si, yo también quiero dos tios dándose hostias en el inicio! :-)

    ResponderEliminar
  2. Qué miedo me da eso del final que comentas... que es muy sello de La Iglesia también pero tiene pintaza el recorrido!!

    ResponderEliminar