miércoles, 27 de noviembre de 2013

Cástings que inspiran ...


Hace un par de años trabajé con Antonio Naharro, el co-director de 'Yo, también', en un curso de interpretación ante la cámara donde me encargué de grabar y montar los vídeos de los alumnos. Él venía de estar nominado al Goya a la mejor dirección novel por su película y estaba escribiendo la siguiente, yo estaba en un punto en que no encontraba inspiración ninguna después de haber parido '3,2 (lo que hacen las novias)'. Durante uno de los desayunos le pregunté como se prepara para escribir y me contestó que simplemente se levantaba, se tomaba un café y se ponía una peli que le inspirara, que le diera ganas de hacer de cosas, y después se ponía a escribir ...  me dije a mí mismo que tenía que probar ese método pero tal como me lo planteé, se me olvidó a los cinco minutos y recuperé mi costumbre de darle un paseo a mi perro, dejando el móvil, el iPod y cualquier distracción en casa, justo antes de ponerme delante del ordenador para intentar eyacular una nueva historia.

Anoche recordé el consejo de Antonio cuando salí de ver 'Cásting', ópera prima de Jorge Naranjo. ¿Por qué? Pues porque salí de la Sala Berlanga del Matadero de Madrid con ganas de escribir, de rodar, de ensayar, de llamar a mis actores y plantearles que nos lanzáramos a la locura de rodar un largo porque sí, por pura necesidad de seguir moviéndonos. Así de inspiradora es 'Cásting', un caramelito destinado a ocupar un lugar privilegiado en el nuevo y joven cine español, un disfrute lleno de mala baba y diálogos desternillantes pero que te congelan la sonrisa de una línea a otra de guión. Fresca, arrolladora, sin pretensiones pero a la vez inevitablemente profunda y encantadora, esta primera peli de Jorge es cine guerrilla hecho sin dinero pero con un tremendo sentido de la oportunidad ...

Una gozada de guión, una mezcla envidable de ficción y realidad y unos Javier López y Esther Rivas convirtiéndose en los Jesse y Celine españoles con un derroche de naturalidad, de vitalidad y de ganas de abrirse futuro en nuestro cine a machetazos. Enamorado también salí de dos nombres: Bea Arjona, y esa capacidad abrumadora de convertir lo difícil en algo sencillo gracias a esos equilibrios acojonantes que hace entre la comedia y el drama; y Ken Appledorn que tiene uno de los monólogos mejor construidos, y más puñeteramente difíciles, del año.

Y a Jorge hay que seguirle la pista, que no todos los días aparece en nuestro cine un digno heredero del mejor indie. Estoy seguro de que Billy Wilder estaría muy ogulloso de este 'Cásting'. El tráiler:




No hay comentarios:

Publicar un comentario